dimecres, 27 de juliol de 2011

Cuento brevísimo donde los haya. El apellido



Se apellidaba Spam y no consiguió que nunca nadie abriera un mail suyo. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada