dissabte, 1 d’octubre de 2011

Cuento brevísimo. El perro quieto.



Llamaba al perro una y otra vez, pero éste no acudía. Se pasaba todo el día sentado. Lo llevó al veterinario y éste le recetó que le cambiara el nombre. El perro se llamaba "Sit".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada